Seguidores

viernes, 27 de febrero de 2015

Un Perro de Humo





Me pareciste,

cuando te conocí,

un banco vacio

con su árbol al lado

tu voz sonó
como el chasquido

de un latigazo.



Llovía un rumor

de pájaros cuando

sin oposición

hiciste que cayeran

los ecos del pasado

el páramo sin ventanas

la casa de aristas.



Al optimismo giraste

la cara en mi dirección

al viento pediste

que me regalara

albatros de emociones

al esperma que surcara

el cielo.

El gel de vida se apañaba

bajando por un tinglado

de piernas.


El hastío caía asesinado.



Días tacón raso

cedieron su reinado

a los tacón aguja

a un gorjeo de calandria

a una tierra ocre que rugía

a un galope de acacias

a un estallido de aguas rojas.



Sabías que fuimos
apadrinados
por una carne trémula

un tiempo Evax

un alma embrutecida

por tantos años

sin caricias.


Sabías que te llamaba

Perro de Humo

locura exquisita

ruina de mis ojos

yunque destructor

formateador

de mi vida

espejismo

del desierto…


Pintura de Picasso